El eslabón olvidado del emprendedor

April 27, 2016

Creatividad, pasión y determinación, son algunas de las características principales que reconocemos en los emprendedores de hoy y siempre. Algunos emprenden impulsados por su capacidad para crear soluciones a problemas cotidianos, otros identifican cómo cubrir necesidades, idean mejoras en bienes y servicios existentes o buscan compartir su afición con otros. Sea cual fuere el motivo que los condujo a tomar este camino incierto, una vez posicionado frente al punto de inicio de actividades, el visionario sabe que es momento de poner en marcha sus habilidades naturales y utilizar el conocimiento y experiencia adquiridos en sus años de formación...

 

Actualmente, expertos y no tan expertos en emprendimientos, conocidos como “Startups”, han desarrollado material educativo para sostener al principiante en su proceso, buscando evitar que cometan los errores convencionales en este tipo de proyectos. Existe información que ha sido ampliamente difundida, desde cursos virtuales y presenciales dictados por expertos, hasta pequeños artículos de fácil acceso en la web. Se pueden encontrar diversas publicaciones con enunciados  como: “Cinco fallas del emprendedor aprendiz”, “Porqué fracasan las empresas”, “Ocho consejos para que tu empresa sobreviva en los cinco primeros años”, entre otros, las cuales son constantemente visitadas por interesados en el apasionante inicio de una empresa.

Tenemos hasta este punto, un escenario en que el emprendedor utiliza sus talentos para crear una idea de negocio, da inicio a su “Startup” y en algunos casos, recibe algún tipo de preparación para convertir ese emprendimiento en una empresa consolidada y sostenible. Sin embargo, existe en este escenario un “detrás del telón”, que muchas veces no logramos ver, ya que el brillante visionario suele mostrarse seguro, energético y feliz al realizar actividades que están a la altura de sus talentos.

Las asesorías que suelen buscar muchos o la mayoría de emprendedores, están enfocadas a adquirir conocimientos relacionados al rubro de su empresa, aspectos financieros y probablemente a desarrollar habilidades propias de un líder. Sin embargo, si se reuniese a un conjunto de emprendedores y se utilizara la herramienta de coaching “rueda de la vida”, encontraríamos que muchos se olvidaron o descuidaron la parte más importante: la Salud.

La salud del emprendedor es el detrás del telón que muchos no logran ver. Las cortas horas de descanso, el sentido de urgencia, la gran cantidad de pendientes por realizar y la movilización de un lado a otro, son el día a día de un emprendedor nato. En el transcurso de estas actividades, la pasión y el entusiasmo por su emprendimiento suelen jugarles en contra muchas veces, pasando largas horas frente al computador en posiciones incómodas, disfrutando de pocas horas de descanso, alimentándose de forma rápida y poco saludable o, en el peor de los casos, dejando de lado las comidas para concretar una reunión o terminar un trámite.

Si uno de los objetivos que tenemos al iniciar una empresa es ver los frutos de la misma, tanto de forma material como espiritual, deberíamos procurar que en ese entonces nos encontremos saludables y con energías suficientes para disfrutar de su éxito. Es necesario tener claramente presente que si se concluye un emprendimiento sin la salud indispensable, no se ha logrado el fin social que se perseguía.

Please reload

 
Buscar por Coach
Please reload

Entradas Recientes
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Síguenos