La fórmula del éxito

Recientemente, con un grupo de amigos, mantuvimos una conversación interesante sobre la gente exitosa, acompañada inevitablemente de la lista de los “losers” o perdedores. Es a través de los juicios y perspectivas individuales que pude descubrir los más anhelados sueños de quienes estaban presentes, brindándome una visión aún más amplia y rica en cuanto al éxito. Y me pregunto, ¿Cómo evaluamos o reconocemos el éxito?

Ante mi mirada, el éxito se reduce a la subjetividad del individuo. Cada uno de nosotros en algún punto nos hemos marcado una visión y misión de vida, un estilo de vida anhelado que viene acompañado con objetivos y metas que queremos lograr. Todos buscamos ser exitosos, pero el éxito no es igual para todos y cometemos el gran error de utilizar nuestra perspectiva como punto de referencia para comparar o juzgar el éxito de otras personas.

Tomemos a la trascendencia como ejemplo. Para una persona, trascender es generar un impacto social en base a sus acciones o aportes, mientras que para alguien más, el formar una gran familia es trascender. Seguramente ambos juzgarán el éxito del otro en base a sus perspectivas y estándares y tal vez no consideren que el otro sea exitoso, cuando ambos lo son si han logrado su propósito.

¿A dónde voy con esto? A que el éxito lo encuentras en ti mismo, no deberías esperar que te lo otorguen los demás.

Si todavía no te has tomado el tiempo de plantearte cuál es tu visión y misión es probable que seas parte del éxito de otro o que estés esperando que la gente te otorgue el éxito. Probablemente tu perspectiva o juicio del éxito sea muy influenciable, inevitablemente esto te ocasionará decepciones, generando en ti un gran desenfoque y desperdicio de recursos al momento de actuar y conseguir tus metas. El éxito es un camino que cada uno de nosotros seguimos en orden de cumplir nuestra misión y visión; no necesariamente debemos esperar a culminarlo, cada meta obtenida en el camino nos hace ya exitosos.

Es muy común confundir al éxito con el dinero o con la fama, eso es correcto si lo que buscas es dinero o fama, pero toma en cuenta que existen diversos tipos de éxitos, por lo que es importante plantearnos cuál es el mapa y la trayectoria que vamos a recorrer para según eso tener un criterio para evaluar nuestro éxito.

Te recomiendo que no midas tu éxito por cuan grande es tu mapa, sino por el trayecto que ya has recorrido y que tan cerca estás de culminarlo.

La gran mayoría estará de acuerdo de que el éxito es un camino arduo, muchas veces difícil y complejo. Por lo general requiere de mucho compromiso, determinación y disciplina. ¿De donde saco estas tan necesarias actitudes? Considero que hay una formula clave que ayuda a responder esta pregunta. Es la clave de mi éxito y quiero compartirlo.

Cuando logramos empatar lo que amamos con lo que hacemos bien, el éxito es casi inevitable, podremos además disfrutar del proceso mientras nos acercamos a nuestra tan anhelada visión.

Con esto no digo que el camino será más fácil pero seguro obtendremos la motivación correcta para generar la disciplina y determinación que nos permitan sobrellevar los continuos fracasos que acompañan este camino. Considero al fracaso como un proceso de aprendizaje que nos provee cada vez más aciertos.

Lo contrario del éxito no es el fracaso, como la gran mayoría piensa, es la mediocridad, el no hacer nada.

“El camino más largo es quedarse parado”

A veces observo una obsesión de la sociedad por el éxito, un rechazo al fracaso, una utopía absurda de las ideologías y teorías que definen nuestro comportamiento. Esto ocasiona usualmente el traicionar nuestras propias convicciones, valores y principios, perdiendo así nuestra integridad y autenticidad. Recuerda que ser agradecido con las personas que en algún punto nos acompañaron y con la vida por permitirnos construir nuestro camino, es una buena forma de generar conciencia y abundancia en nuestras vidas.

“El fin no justifica los medios”

Resumiendo: El éxito está en ti, cuando sepas lo que quieras enfócate en ello. Busca empatar lo que amas con lo que haces bien y así podrás avanzar con mayor firmeza. Sé íntegro, disfruta el proceso y respeta tus principios y valores. No juzgues el éxito de otra persona, solo podrás juzgar el tuyo propio. El fracaso es parte del proceso del éxito, no lo evites. Recuerda ser grato con todas las personas que te acompañan.

Un abrazo y gracias por leer este artículo.

 
Buscar por Coach
Entradas Recientes
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Síguenos

+(51) 991 892 397 (Perú)

+(56) 9 4508 8121 (Chile)

Calle Teruel 370, Miraflores, Lima, Perú

Certificaciones

Ponte en contacto
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram