top of page

Coaching: Un camino para alzar vuelo





La oruga, cuando está en su capullo, no es muy bonita y pasa desapercibida. Ella sabe que está en un proceso y debe poner todo su esfuerzo para seguir creciendo y transformándose lentamente en una hermosa mariposa con toda su concentración. Cuando una persona llega a un proceso de coaching siente que tiene un problema, un dolor o una creencia que lo limita, se siente encapsulada y absorbida por su problema. No puede ver más allá de su realidad actual que no le agrada. Ahí entra el proceso de coaching para acompañarlo, apoyarlo y hacerlo cambiar las cosas que no le gustan de su realidad.

El objetivo del proceso es, a través de preguntas, visualizaciones y ejercicios, generar una reflexión sobre su manera de ver el mundo, los hechos o acontecimientos vividos, si son solo esos hechos o si en esas experiencias están también sus juicios, interpretaciones o creencias las cuales pueden estar motivadas por las emociones del momento. Es importante que sea consciente en todo lo que el necesita cambiar para sentirse a gusto con sí mismo y saber que tiene todas las herramientas necesarias dentro de sí, es vital que cambie su observador y se mire desde otras perspectivas diferentes y que se identifique como alguien distinto a su rol de padre, madre, hija, jefe, empleado, a sus defectos, a sus estudios, a su dinero o a sus creencias.

Para poder lograr todo esto se necesita primero crear un ambiente de mucha confianza donde la persona no se sienta juzgada, donde pueda compartir sus preocupaciones o sus miedos, sus sueños y ambiciones, sus limitaciones y sobre todo donde pueda expresar lo que está sintiendo, sus emociones. Hay ciertas condiciones que importantes tener en cuenta, por ejemplo, que conozca sus fortalezas y sus potenciales, que se ubique en el presente aquí y el ahora, ayudarla a que tenga sus objetivos claros con este proceso, dejando lo ver la cantidad de posibilidades que tiene a su alcance si cambia algunas cosas en su vida.

Adicionalmente, es fundamental que la persona encuentre a un coach que lo sepa escuchar y expresarle que está en sintonía con el coachee, que comprende bien sus silencios y que puede eliminar las dudas al aclarar lo que está entendiendo de sus pensamientos, sentimientos y creencias. Debe hacerle saber que no está solo en este proceso que él está a su lado para brindarle su apoyo. Es un proceso que requiere de una auténtica empatía con el otro.

Cuando la persona es capaz de ver todo esto y se compromete en ese cambio que quiere, logra liberarse de muchos pensamientos, sentimientos o creencias que no lo dejaban vivir en paz y feliz, dejando salir lo más hermoso de sí mismo convirtiéndose en una mariposa que vuela libre y disfruta la vida, reconociendo incluso la oruga como parte necesaria y valiosa de su proceso.




63 visualizaciones
5 CRITERIOS
Entradas Recientes
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Síguenos
bottom of page