top of page

La Psicología Positiva y el Coaching



La Psicología Positiva, una de las 5 corrientes reconocidas de la Psicología Científica actual, según la APA, representa una de las bases teóricas y aplicativas más importantes del Coaching, comprendido como proceso de acompañamiento y transformación, de aprendizaje y desarrollo humano, de expansión de conciencia y mejora en la responsabilidad. La esencia del Coaching No Directivo, se enfoca en retar al cliente a descubrir sus fortalezas.


Analizando las vinculaciones entre el Coaching y la Psicología Positiva es posible destacar algunos aspectos claves: 


  1. Ambas se aplican para expandir el potencial de las personas

  2. Contribuyen a la construcción de una Ciencia de la Felicidad y el Bienestar

  3. Como afirman Vázquez y Lorenzo, afrontan la paradoja actual de vivir un momento de prosperidad material y a la vez de una gran pobreza psicológica y emocional, favoreciendo las fortalezas de la salud, como metas y logros, capacidades de equilibrio, creatividad, felicidad, experiencias óptimas, optimismo, resiliencia, relaciones sociales positivas, componentes determinantes del Coaching.

  4. Destacan la trascendencia del autoconocimiento y el autoliderazgo para afrontar el cambio y la nueva normalidad.

  5. La Psicología Positiva, a través de procesos de Coaching, crea, valida y aplica herramientas para Florecer como propósito, contribuyendo al Bienestar en un cambio de época, como sostiene Celis.

En tal sentido, el Coaching como práctica sustentada en la Psicología Positiva, propicia el liderazgo socio-personal, diverso, adaptativo e innovador gracias a las habilidades “blandas” de inteligencia emocional modeladas por el coach para “destapar” el talento del cliente, como patrón natural y recurrente de pensamientos, sentimientos y conductas orientadas al cambio de observador, como es el fin de la aplicación del modelo HOJEAR en sus variados tipos.




De la convergencia señalada, ha surgido el Coaching Psychology, la cual se enfoca en mejorar el rendimiento y bienestar en las personas sin patología, con una práctica que actualiza sus fortalezas, mejora la elaboración de objetivos y empleo de técnicas en las sesiones de coaching. Los temas que giran en torno son la felicidad, la identificación y potenciación de fortalezas, el modelo PERMA, el flow, las emociones positivas para comportamientos más flexibles y creativos en el coachee, además de favorecer la comunicación constructiva.


El buen coaching conecta con la verdadera felicidad. Facilita la expansión de conciencia y autorrealización en el cliente ayudándole a valorar y practicar la felicidad contributiva y trascendente. Implica favorecer las experiencias de ser feliz y estar feliz para contribuir a la felicidad de los demás, más allá de la episódica felicidad hedonista.


Gracias al coaching, como conversación basada en la confianza, se facilita la actualización de fortalezas como características psicológicas para un estilo de vida saludable y que Seligman agrupa en 6 categorías, con un total de 24 virtudes: sabiduría, coraje, humanidad, justicia, maduración y trascendencia.


Como aporte actual de la Psicología Positiva al Coaching, el mismo autor propone una profundización del enfoque de esta escuela psicológica, desde la felicidad al bienestar, gracias al modelo PERMA, equilibrando sus componentes en el proceso del Coaching, especialmente para que el coachee alcance sus objetivos. Ellos son:  P (Emociones Positivas); E (Engagement-Compromiso); R (Relaciones Positivas); M (Meaning-Sentido); y A (Accomplishment-Logros).


Es evidente que un momento especial y vital en la experiencia del coaching, es cuando el cliente logra otro segundo equilibrio entre los desafíos en las tareas y metas a realizar y las capacidades de las que dispone para afrontarlos. Esta experiencia óptima lo constituye el flow, propuesto por Csikszentmihaly. Su aplicación favorece el disfrute, la innovación y la satisfacción en obtener resultados extraordinarios desde un coaching efectivo y con experiencias de Flow permanentemente en las sesiones. Efectuar preguntas reflexivas en relación al ¿Cómo? y ¿Para qué?, son claves en la acción del Coach.


Asimismo, en  el coaching es importante conectar la activación de emociones positivas con la creación de objetivos  y planes de acción. Favorecen la motivación interna, la apertura, la conexión con otros, la positividad y satisfacción al optimizar en el cliente sus recursos cognitivos, afectivos y conductuales. Más aún si se impulsa la comunicación asertiva, saludable y efectiva entre coach y coachee, se atiende a la expresión del lenguaje verbal y no verbal para el cambio, como un estilo de comunicación co-activa y colaborativa, horizontal e interactiva, incrementando la presencia de emociones positivas, como propone Gable, especialmente cuando el Coach efectúa preguntas reflexivas al cliente para poder descubrir y actuar.


Queda claro entonces que el Coaching y la Psicología Positiva han surgido de forma paralela y hoy convergen para contribuir a expandir los procesos de aprendizaje y desarrollo humano.



¿Te interesa profundizar tu conocimiento sobre temas ejecutivos? En Latam Coaching Network te ofrecemos la formación de "Coaching Profesional" con la oportunidad de especializarte en "Coaching Ejecutivo". Conoce más aquí.

49 visualizaciones

Comments


5 CRITERIOS
Entradas Recientes
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Síguenos
bottom of page