top of page

Coaching en situaciones de crisis



¿Qué sucede cuando las personas experimentan una crisis? Resulta que, en circunstancias normales, se comportaban de forman eficaz; pero, en situaciones excepcionales, buscan en su repertorio de aprendizajes y experiencias anteriores, situaciones semejantes que les puedan servir de guía de cómo afrontar esa situación. Una crisis rebasa en intensidad toda experiencia conocida desde su biología, creencias, estilo personal y son afectadas. Para afrontarla hay que integrar desde lo cognitivo, las emociones y generar una nueva experiencia.


Entonces, ¿qué es una crisis?


“Una crisis psicológica ocurre cuando un evento traumático desborda excesivamente la capacidad de una persona de manejarse en su modo usual” (Benveniste, 2000).


“Cuando no es posible resistirse ni escapar, el sistema de autodefensa humano, se siente sobrepasado y desorganizado y los recursos habituales de afrontamiento resultan insuficientes”.


Erikson también sostiene que las crisis son oportunidades de crecer y desarrollarnos. Si bien las crisis interrumpen nuestra rutina habitual y nuestra vida en general, nos brindan la oportunidad de generar un nuevo equilibrio emocional. Igualmente, dependerá de cómo las afrontemos, del modo cómo las superemos, cómo nos restableceremos saludablemente en este nuevo equilibrio emocional. De no hacerlo, corremos el riesgo de quedarnos con deterioro en algún aspecto de nuestra vida y el tiempo se convierte en un bucle afectivo que no nos permite progresar en lo que deseamos. Es por ello que es importante hacernos cargo de nuestro mundo emocional.


Existen 4 fases de reacción habitual ante las crisis. La primera es la fase aguda que ocurre en los momentos iniciales con fuertes estados afectivos sumamente intensos y que oscilan entre la angustia, ansiedad, ira, irritabilidad, muchas veces acompañado de reacciones vegetativas de nuestro sistema nervioso. La segunda es la fase de reacción que es algo tardía porque muchas veces bloqueamos, negamos sentimientos dolorosos, abrumadores, sin embargo, esta nos deja más debilitados con ánimo triste. Aquí nos acompaña más el temor, el regresar al evento mentalmente afectando el sueño y muchas veces dejándonos irritables. Asimismo, se presentan estados anímicos cambiantes. La tercera es la fase de reparación que se evidencia luego de unos meses. En esta, la reacción ya no es tan intensa, pero el sentimiento de dolor está ahí y se logra idear deseos futuros. Por último, la fase de reorientación en la ya integramos lo vivido, se logra conectar con el “para qué” y nos readaptamos a nuestra vida evaluando nuestras necesidades actuales para elaborar nuestro plan de futuro.


¿Qué nos moviliza de la crisis hacia nuestra mejor versión?

Aquí recurriremos al recurso vital dinámico: la resiliencia (capacidad de seguir proyectándonos al futuro a pesar de pasar situaciones difíciles o traumas, adversidades, logrando adaptarnos, recuperando nuestras vidas accediendo a un nuevo significado).


Movilizarte acompañado de un mentor, coach o terapeuta, implica integrar un sentido de compromiso, control y cambio en tu vida. El primero te invitará a reconocerte como una persona valiosa y capaz de lograr metas y propósitos vitales; el segundo, la convicción de que eres tú y no la casualidad quien decide lo que te pasará a partir de hoy; y tercero, al autoconocimiento y a sanar para lograr una oportunidad de crecimiento de la calidad de tu vida y la mejora de tu bienestar. Recuerda que al momento de narrar tu experiencia evitas puedes integrar tu vivencia en búsqueda de un nuevo significado, un nuevo equilibrio emocional, para no solo retomar tu trayectoria de vida interrumpida, sino vivir una nueva versión mejora de ti.

66 visualizaciones

Comments


5 CRITERIOS
Entradas Recientes
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Síguenos
bottom of page