top of page

Etapas del proceso de duelo


Nuestros duelos son tan propios como nuestras vidas. Estas etapas son reacciones a la pérdida que muchas personas han tenido. No hay una reacción típica, al igual que no hay una pérdida típica. Son parte de nosotros, de cómo hemos aprendido a aceptar y afrontar las pérdidas. Son instrumentos que nos ayudan a identificar lo que podemos estar viviendo, pensando o sintiendo en este proceso.


No es lineal, se puede ir y venir entre las diferentes etapas. Pasamos por todas, pero no en un orden específico. Es una forma de reconocer las emociones que podemos sentir y vivir para afrontar mucho mejor esta situación. Cualquier pérdida duele mucho, se pasa del vacío a la tristeza y de la ira a la aceptación. Cada persona reacciona de una manera diferente ante este suceso por la relación que tenía con la persona o el objeto perdido o el evento.


¿Qué es el duelo y cómo se relaciona con la pérdida? El duelo es la respuesta natural ante la pérdida. Es emocional, psicológica y social: las cosas se reajustan y eso duele, lo nuevo nos produce miedo. Involucra variedad de sentimientos, pensamientos y comportamientos mientras se trata de aceptar y adaptarse a la pérdida, siendo resilientes volviendo al estado base de bienestar, pero en condiciones nuevas y más fortalecidos. La pérdida es el evento o situación que da lugar a la ausencia de algo o alguien valioso para nosotros y el duelo es un proceso en el cual las personas hacen un esfuerzo por recuperarse de esa pérdida.



En general, todos pasamos por las siguientes 5 etapas del duelo según Elisabeth Kubler-Ross. La primera es la negación: “Esto no me puede estar pasando”, un mecanismo de defensa de nuestra mente que bloquea los sentimientos dolorosos. La segunda es la ira: “¿Cómo puede sucederme esto a mí?”, cargada de emociones, concretamente de rabia. La tercera es la negociación: “¿Qué hubiera sucedido si…?”, es un deseo de cambiar la situación. La cuarta es la depresión: “Le extraño, ¿por qué seguir?”, invade el vacío y una profunda tristeza. Por último, la quinta es la aceptación: “Todo va a estar bien, voy a seguir adelante”, se empieza a ser consciente sobre cómo afrontar la nueva realidad.


En todo este proceso, es importante darnos cuenta de la impermanencia en la que vivimos constantemente. Nada es idéntico en dos momentos continuos, todo cambia al instante. Una pérdida nos puede llegar en cualquier momento y de cualquier manera. Por eso es importante aprovechar y disfrutar la vida en las pequeñas y grandes cosas que hemos recibido agradeciendo y saboreando cada instante, que compartimos con nuestros seres queridos: disfrutando y siendo felices con lo que tenemos.




¿Te interesa profundizar tu conocimiento sobre temas de bienestar personal? En Latam Coaching Network te ofrecemos la formación de "Coaching de Vida" con la oportunidad de especializarte en "Coaching para la Salud y Bienestar". Conoce más aquí.

23 visualizaciones

Comments


5 CRITERIOS
Entradas Recientes
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Síguenos
bottom of page