top of page

Mente colmena en equipos de trabajo


¿Hasta qué punto eres un SER autónomo e independiente en cómo vive, toma las decisiones de su vida y logra los objetivos? ¿O estás tan involucrado en el sistema social, económico y laboral que ya incluso funcionas como un autómata sin cuestionar lo que haces, para quién lo haces y qué tanto beneficio te entrega?


Ser parte de una mente colmena significa que el individuo vive y solo le importa el objetivo y la existencia de dicha comunidad o empresa a la que pertenece. Los diferentes "individuos" son seres sin voluntad o pensamientos propios y son, por lo tanto, prescindibles dentro de la organización en la que la colaboración de todos logra lo que, por sí mismos, no tienen esa capacidad de realizar.


Entonces, ¿estamos hechos los seres humanos para vivir y trabajar en esta estructura “colmena” en donde solos no somos nada pero juntos hacemos mucho, pero renunciando a nuestra individualidad? Esto incluye tus creencias, tu forma de ver la vida, cómo tu diversidad logra que los objetivos se cumplan con aprendizaje. Tu forma de amar puede marcar la diferencia en el trato con el otro, tu creatividad, la música que te gusta, el arte que te transporta a otra dimensión, lo que te hace reír y te genera diversión y todo lo que te hace SER ÚNICO, “hecho a la medida”. De esta forma, se pueden generar diferentes ambientes laborales, sociales, familiares que pueden ser positivos, negativos y/o una mixtura de ambos. Dar vida.


¿O quizás será mejor pensar en una consciencia colectiva? En la que, factores culturales, socioemocionales y económicos, etcétera, pueden influir y causar un impacto. Por ejemplo, los acontecimientos en los que miles de individuos experimentan sentimientos intensos, como terremotos, incendios, guerras, matanzas, conciertos, eventos deportivos multitudinarios, teletones, entre otros.


Efectivamente, parece que los sentimientos y emociones se contagian, y se crea un ambiente natural que fluye producto de un evento puntual, lo que genera consecuencias particulares.



Y ¿si generamos acontecimientos y políticas conscientes, guidas y efectivas para el trabajo y la vida que nos colaboren en crear ambientes saludables que estén relacionadas con los sentimientos y las emociones? ¿Qué impacto tendrían en nuestras organizaciones?


Podemos buscar el lado positivo de una organización “colmena”. ¿Y qué tienen de beneficiosas las mentes colmena para incorporar a las empresas? Eventualmente, en términos técnicos y prácticos, el orden, el saber cada integrante su lugar o rol sin cuestionar, la disciplina del hacer, el logro del objetivo y cuidar el propósito de la existencia de la organización.


En conclusión, en donde no hay colaboración no hay progreso. El ser humano es una especie que nació para ser feliz y trabajar en equipo. Compartir las responsabilidades y las tareas, fijando y alineando objetivos comunes e individuales. Todos aportamos desde nuestro saber, y lo más relevante, TODOS se benefician. Lo más satisfactorio de trabajar en equipo, con una mente autónoma, es compartir el esfuerzo y el éxito, pero, sobre todo, abordar los fracasos y las pérdidas siendo todos parte de la misma cadena, respetando el SER.


Instagram: @elizabethabarzuacaceres




¿Te interesa profundizar tu conocimiento sobre temas ejecutivos? En Latam Coaching Network te ofrecemos la formación de "Coaching Profesional" con la oportunidad de especializarte en "Coaching Ejecutivo". Conoce más aquí.

10 visualizaciones

1 Comment


¡Felicitaciones Elizabeth!

Necesitamos que las empresas propicien un ambiente de trabajo en el que importen los sentimientos y emociones de cada trabajador, generando una consciencia colectiva, lo que el sentido de pertenencia y colaboración.

Like
5 CRITERIOS
Entradas Recientes
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Síguenos
bottom of page